martes, 11 de octubre de 2011

EN EL DÍA DE LAS MUJERES BOLIVIANAS, UN HOMENAJE A NORA MONTERO

Este 11 de octubre, las mujeres bolivianas pueden encontrar varias razones para conmemorar, pero ninguna razón podrá ser tan válida y sentida como la lucha por la vida misma. Así como tantas miles de mujeres que optaron por ese camino desde la cocina, la casa, el estudio, el trabajo, la carretera o la calle, Nora Montero expresa hoy esa lucha cotidiana por la cual puso su vida en riesgo convencida por un ideal de cambio y esperanza en nuestro país.

En una de esas batallas, perdió a su esposo también luchador y compañero suyo, el 11 de septiembre pasado cuando los sicarios de la derecha pandina decidieron cegar la existencia de campesinos, indígenas y normalistas en las cercanías de la capital, Cobija, para impedir la realización de un ampliado de las organizaciones sociales. Nora se quedó a cargo de sus diez hijos y su voz aún tiembla cuando recuerda los recientes hechos luctuosos del Porvenir, pero recupera la fuerza cuando convoca a la unidad para exigir justicia.
Todavía es largo el tramo para que Nora y sus hijos vean el nuevo país por el cual arriesgaron todo. Todavía siguen las amenazas y las persecuciones. Todavía es lenta la capacidad de los administradores de justicia para esclarecer lo sucedido y juzgar a los responsables. Es la misma vía crucis que aún siguen los heridos y familiares de fallecidos de la Masacre del Gas. Pero así también es larga la esperanza y confianza en un mañana mejor, un mañana que sólo será posible haciéndolo con las propias manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada